martes, 21 de febrero de 2012

Filloas

Las filloas son uno de los dulces de mi infancia; para comerlas las enganchábamos en un tenedor y hacíamos un royo... así quedaban como filloas con palo y podías seguir jugando mientras las comías. No le poníamos nada más que azúcar y canela, y nos encantaban, pero aquí cada cual puede dejarse llevar por su lado goloso y rellenarlas con crema, chocolate, frutas, nata...

Me acuerdo de los platos llenos de filloas que preparaban mi madre o mi abuela... ¡eran verdaderas montañas! Yo pocas veces he logrado alcanzar semejantes alturas en una pila de filloas, pero es que llega un momento que uno se cansa de estar frente a la sartén...


Para preparar las filloas hace falta una sartén que no se pegue, así podremos hacerlas finas y en su punto. Engrasamos la sartén con aceite antes de empezar y la calentamos bien; luego retiramos el exceso de aceite con un trozo de papel de cocina y empezamos a hacer nuestras filloas. Si la sartén es buena apenas habrá que volver a engrasarla, pero sino cada dos o tres filloas echaremos un poquito de aceite y seguiremos adelante hasta terminar.

Las filloas son típicas gallegas, alguna vez incluso leí que el origen de este dulce fue Galicia pero que los franceses, cuando lo conocieron, lo adaptaron a sus gustos y le cambiaron el nombre a "crepe" y que después de esto empezaron a popularizarse, llegando a atribuírsele la autoría a Francia. No sé hasta qué punto es cierta esta historia, pero sí que es verdad que los franceses tienen una larga lista de recetas "apropiadas" y adaptadas en sus libros de cocina.

Quizás vosotros conozcáis este dulce por otro nombre; que a mi me conste, en Asturias son frixuelos y en la zona del levante usan el nombre francés de crepes; pero comprenderéis que como buen gallego no puedo llamarlas de otra forma que filloas :)

La receta que os enseño es la que me enseñó mi abuela, pero me puse a medir y pesar cada ingrediente para que nadie tenga problemas a la hora de hacerlas:

Ingredientes:

4 huevos
100g de azúcar
350g de harina
250mL de leche
400mL de agua
La piel rallada de un limón

Preparación:

Ponemos todos los ingredientes en un recipiente y batimos bien hasta que quede una líquido homogéneo ligeramente espeso.

Por experiencia, el resultado es mucho más rico cuando preparamos la masa y la dejamos reposar hasta el día siguiente antes de hacer las filloas; pero si no queréis o no podéis esperar tanto tiempo, se pueden hacer al momento y quedan muy ricas también.

En una sartén antiadherente iremos haciendo nuestras filloas una a una, vertiendo la masa y haciendo un movimiento de sartén rápido para que se extienda y quede con la forma redonda y fina. Las haremos a fuego medio para que se hagan rápido pero sin llegar a tostarse. La prueba de que están hechas es que el borde de la filloa se puede separar de la sartén sin problemas; cuando esto ocurra le daremos la vuelta para que se haga por ambos lados.

En un plato espolvoreamos azúcar con canela y ponemos la primera filloa; la espolvoreamos también por encima y sobre ésta pondremos la segunda filloa... así seguiremos apilando las filloas, espolvoreando azúcar con canela entre cada una. Para esto es muy útil mezclar en un salero azúcar con media cucharadita de canela en polvo, así podemos espolvorear la mezcla cómodamente.

Al apilarlas mantienen mejor el calor, y así las podremos tomar calentitas, pero también están muy ricas frías... eso ya va en gustos; a mi me gustan calientes y a mi padre le encantan frías.

Y ya sólo nos falta disfrutar de nuestras filloas :)

9 comentarios:

  1. Pues a mi me gustan frías y calientes jeje, no le pongo "peros" a ninguna de las formas :-D

    Tomo nota de tu elaboración y te tengo que dar toda la razón en lo de esa torre interminable de frixuelos (como yo les digo ;-)) que hacían nuestras madres y abuelas y en mi caso, que se nos prohibía entrar en la cocina mientras las hacían pues no parábamos de comer jeje

    Un abrazo y a disfrutarlas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja es mi caso tampoco nos dejaban comer hasta que estaban terminadas, porque sino la pila en vez de subir bajaba jajajaja

      Un abrazo Cova! ;)

      Eliminar
  2. Rosa Ardá VELOCIDADCUCHARA21 de febrero de 2012, 11:57

    Es verdad lo que dice Cova, jajajaja. Es que robar filloas es genial, mientras que tu abuela de la da vuelta tu ya estás fuera de la cocina :D
    Me encantan en cualquier versión y relleno, aunque soy "Dulceira".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D qué buenos recuerdos nos traen a todos las filloas! :D

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. y menos a éstas tan bien presentadas con esa fruta recien cortada! saludines

      Eliminar
  4. Mmmmm qué ricas las filloas!! Antes las hacíamos muchísimo cuando íbamos a comer a casa de mi abuela, a ver si la convenzo para que las vuelva a hacer ;)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podemos dejar que se pierdan estas recetas tradicionales tan ricas :) Un beso yolanda!

      Eliminar