domingo, 19 de julio de 2009

Crumble de manzana

Cuando estuve en Londres probé un postre que era una especie de compota de manzana cubierta con una masa parecida a galleta desmenuzada y todo acompañado con helado. Ese postre se llamaba "crumble" y así como la gastronomía inglesa me pareció de lo peor que había visto en mi vida, he de confesar que en repostería son geniales...

Como hasta aquel entonces yo no había oído nada acerca de este dulce, hice un poco de investigación en libros e internet para ver qué se comentaba sobre él. Y aunque para mi era absolutamente nuevo, descubrí que este postre es todo un clásico y que, como tal, hay mil y una recetas para prepararlo.


A base de probar diferentes combinaciones de sabores y distintas proporciones de ingredientes a lo largo de los años he llegado a la que es mi propia receta de "Apple Crumble" ó "Crumble de manzana", que es la que os enseño aquí. En cuanto a la mezcla de especias que yo utilizo, aunque os parezcan muchas -y quizás alguna hasta os suene rara- os animo a que las consigáis y probéis la receta así; de cualquier forma, si no os es posible, podéis poner las especias que queráis y seguirá estando bien.

Ingredientes:

6 manzanas
40mL de zumo de limón
75g de azúcar
Mezcla de especias:
-- 1 cucharadita de canela molida
-- Media cucharadita de nuez moscad molida
-- 2 clavos de olor
-- 6 bayas de pimienta rosa
-- Una pizca de pimienta negra molida
-- Las semillas de 4 cápsulas de cardamomo

200g de harina
100g de azúcar
100g de mantequilla

Preparación:

En un mortero ó molinillo pulverizamos la mezcla de especias; la pasamos por un tamiz fino y reservamos.

Pelamos, descorazonamos, troceamos las manzanas -primero en octavos y después en 4 trozos- y las ponemos en un recipiente. Le añadimos el zumo de limón, el azúcar y las especias; removemos bien para que todos los trozos de manzana queden cubiertos por la mezcla y dejamos reposar unas 8 horas.

Después de macerar con las especias y el azúcar se habrá formado un almíbar con el propio líquido que las manzanas. Escurrimos las manzanas y reservamos el líquido.

Precalentamos el horno a 180ºC.

Por otra parte, en un bol ponemos la harina, el azúcar y la mantequilla y vamos mezclando con las manos hasta obtener una especie de arena gruesa. Al principio parecerá que la mezcla está demasiado seca, pero a medida que vamos trabajando la mezcla con los dedos irá adquiriendo la textura que buscamos.

En un molde grande ó en moldes individuales aptos para el horno ponemos las manzanas y las distribuimos uniformemente. Acto seguido las cubrimos con la masa arenosa que acabamos de hacer y horneamos a 180ºC durante unos 25 minutos -hasta que la masa tome un bonito color dorado-.

Yo lo suelo servir caliente acompañado de helado de vainilla, aunque se puede tomar también frío, sólo ó acompañado de cualquier helado, nata ó crema.

No os dejéis engañar por los ingredientes sencillos, el postre resultante es delicioso como pocos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada